miércoles, 27 de abril de 2016

Biscotti con chispas de chocolate





Tengo una adicción por el café… y de unos años para acá es mi mejor aliado para todo! Si me siguen por Instagram, verán que entre otras cosas, a cada rato subo fotos de esos cafecitos que me tomo en casa o en los diversos lugares que visito… No hace mucho tiempo, descubrí una cafetería cerca de mi oficina… una decoración minimalista en blanco y negro sin mucho alarde, con ese toque de modernismo…cuyo café blanco (latte o capuccino) es simplemente maravilloso... y sirven el biscotti más fabuloso que haya probado en esta ciudad… Biscotti, para los que no conocen, es una galletita de origen italiano, que se hornea dos veces, o más.

Desde entonces, en mi cabecita ha estado rondando la idea de hacer biscottis en casa, similares a los que probé en la cafetería que les comento, llamada Paper St. en Taipei.


Así que como yo soy de antojos, revisando la página web de una compañía que vende extractos de vainilla, café y otros… me encontré ésta que me llamó la atención porque utiliza mantequilla, el tradicional biscotti italiano, que correctamente se llama cantuccini, no lleva por lo general ningún tipo de grasa... Y tuve que probarla. No le hago publicidad a la susodicha empresa, pero fue allí de dónde saqué la receta, por ello el correspondiente enlace.

Por supuesto, usé en su elaboración los ingredientes que tengo en casa, y les coloco a continuación la receta tal como yo la hice. Es una receta para repetir muchas veces! 

Les garantizo que no hay nada más sublime y adictivo que un rico, crujiente y aromático biscotti mojadito en café o leche! 



Feliz día amigos! 

INGREDIENTES:

(Para aprox. dos docenas y media de biscottis).


250 g (2 tazas) harina común o para todo uso
1 ½ cucharaditas polvos de hornear
½ cucharadita sal
115 g (1/2 taza) mantequilla a temperatura ambiente
200 g (1 taza) azúcar
2 huevos
1 cucharada de extracto de vainilla
1 cucharadita de extracto de café (si no tiene, simplemente no usarlo)
180 g (1 taza) chispas de chocolate semi-amargo
1 cucharada de azúcar avainillada (utilicé casera, puede usar simplemente azúcar en caso de no disponer de este ingrediente)


ELABORACION:




1.      Precalentar el horno a 180 C. Preparar una bandeja grande con papel de horno o encerado.
2.      En un bol mediano, agregar harina, polvo de hornear y sal, mezclar y reservar.
3.      En otro bol, batir a velocidad media mantequilla con el azúcar hasta que estén muy bien mezclados. Agregar huevos, y batir bien... agregar extractos de vainilla y café, continuar batiendo hasta que se forme una mezcla cremosa (aprox. 2 minutos).
4.      Reducir la velocidad, incorporar la mezcla de harina, y batir  hasta que esté todo integrado.
5.      Con una cuchara de madera o paleta de silicón, integrar las chispas de chocolate  a la masa.
6.      Sobre una mesa enharinada, colocar la masa, que estará un poco pegajosa. Enharinarse bien las manos y formar dos barras gruesas de aprox. 25-30 cm.(ver mis fotos)
7.      Colocar estas barras sobre la bandeja, dejando separación entre una y la otra, y presionarlas hasta que tengan aproximadamente 6 cm de ancho y 2 cm de altura.
8.      Espolvorear  la cucharada de azúcar avainillada  sobre ambas barras, y presionar el azúcar ligeramente con las manos en la masa.
9.      Hornear por 25-30 minutos. Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla aprox. 15 minutos. Reducir la temperatura del horno a 160 C.
10.  Una vez que hayan enfriado un poco, cortar la barra con un cuchillo de sierra de forma diagonal, en rebanadas de 1 cm de ancho. Colocar las rebanadas en la bandeja, con el corte hacia arriba.
11.  Hornear hasta que estén crujientes, aprox. 16 a 20 minutos,  a la mitad de la cocción darle vuelta a los biscottis, y continuar horneando... para que se tornen crujientes por ambos lados.
12.  Enfriar sobre una rejilla y guardar en un envase hermético.

Que los disfruten!!!










viernes, 8 de abril de 2016

Torta marmolada de chocolate, vainilla y coco




Hay días en los que veo una receta y tengo que hacerla de inmediato, simplemente porque sí…:P Cuando vi ésta recomendada en la página de Facebook de David Levobitz, supe que sería la próxima entrada del blog, el cual penosamente he descuidado durante meses…sooorrrryyyy

La receta es del gurú de la panadería y repostería australiano, Dan Lepard, y está publicada en inglés aquí.

La hice en un molde para bundt, pero se puede hacer en otro tipo de molde debidamente enmantequillado y enharinado, o mejor aún, forrado con papel encerado o de horno… obviamente, en el bundt sólo se puede enmantequillar y enharinar…

¿Por qué esta receta? Luce espectacular. Me encanta un buen bizcocho o ponqué marmolado. No hay ninguno en el blog. La masa lleva chocolate derretido, no cacao. Tiene coco, mi favorito YES! Y simplemente porque me fascina la textura de los bizcochos o tortas tipo ponqués, o pound cakes que llevan queso crema. La receta procede de excelente fuente. Además, por encima de todas las cosas, es de-li-cio-so!





La mejor parte de esta ricura es que lleva un glaseado para chuparse los dedos… lo digo en serio ^_^

Hice la receta tal cual, con mínimos cambios que colocaré entre paréntesis abajo… y le agregué como extra topping, además del glaseado de chocolate, porque mejor que sobre a que falte, coco tostado y chocolate blanco derretido.

Como siempre, últimamente tengo el tiempo limitado, así que vamos ya directamente a la receta…

Gracias por su paciencia y apoyo. Valen oro para mi! Se les quiere!

Feliz fin de semana!

Ingredientes:

Para el bizcocho o torta:

(Para un molde de plumcake con capacidad e 1,5 litros, o un molde de bundt  para 10 o 12 tazas)

150 g chocolate negro (usé chips o gotas de chocolate bittersweet/semiamargo)
150 g mantequilla sin sal a temperatura ambiente
100 g queso crema, suavizado (usé Philadelphia)
30 g aceite neutral (girasol, almendra) (He usado aceite de aguacate y también de coco, queda perfecto)
250 g azúcar blanca
3 huevos medianos (aprox. 60 g cada uno)
El contenido de una rama de vainilla (Yo usé media cucharadita de extracto o esencia de vainilla)
75 g coco rallado seco (utilicé coco disecado ligeramente endulzado)
75 g leche
275 g harina para todo uso (harina común o normal)
3 cucharaditas polvos de hornear

Para la cubierta:

100 g azúcar blanca
10 g cacao en polvo
50 g leche
20 g mantequilla
100 g chocolate negro (60% cacao) (Yo usé chips o gotas de chocolate bittersweet/semiamargo)
15 g de bourbon (whisky) o jugo de naranja (Yo usé una mezcla de ron y esencia de vainilla)


Elaboración:


Del bizcocho:


1.    Preparar el molde, ya sea enmantequillando y enharinando; o colocándole papel encerado; y precalentar el horno a 170 C. Derretir el chocolate y reservar.
2.      Batir la mantequilla, queso crema, aceite y azúcar, hasta que esté pálida y esponjosa la mezcla.
3.     Agregar uno a uno los huevos, y batir muy bien después de cada adición.
4.      Agregar la vainilla y mezclar.
5.     Agregar la leche y el coco rallado seco y mezclar.
6.    Incorporar la harina y polvos de hornear (cernidos), y mezclar sin batir demasiado, sólo hasta que se integren.
7.   Dividir la mezcla en dos partes, agregar a una parte todo el chocolate previamente derretido y mezclar hasta incorporar bien.
8.     Colocar alternadamente cucharadas de ambas mezclas, la de vainilla y la de chocolate, en el molde. Con un cuchillo hacer espirales para hacer el efecto marmoleado o veteado entre ambas mezclas.
9.      Hornear por aprox. 80 minutos o hasta que al pincharlo con un palillo éste salga limpio. (OJO: En mi caso, tardó 60 minutos, así que recomiendo comenzar a hacer la prueba del palillo a la hora de estar en el horno. También dependerá del molde que use, así como de cada horno)
10.  Sacar del horno y dejar enfriar en el molde. (Yo sólo dejé enfríar 15 minutos antes de desmoldar, y dejé enfriar sobre una rejilla)

Del glaseado:

1.     En una ollita, colocar azúcar, cacao, leche y mantequilla, mezclar y llevar a fuego medio/bajo hasta hervir. Dejar que la mezcla se reduzca, aproximadamente durante dos minutos (hasta que alcance108 C si usa un termómetro de cocina). Bajar del fuego, esperar que bajen las burbujas, y agregar el chocolate. Mezclar hasta que esté bien integrado.
2.    Incorporar el licor… en mi caso,
3.       ron y vainilla. Mezclar muy bien.
4.     De inmediato, bañar el bizcocho o torta. (Yo adicionalmente coloqué coco rallado tostado y chocolate blanco derretido)
5.      Dejar enfriar.
6.   Disfrutar ^_^







lunes, 31 de agosto de 2015

Pan aventura o Adventure Bread (sin harina de trigo)







En mi aventura panarra saludable me encontré el Pan Aventura (valga la redundancia) o Adventure bread…una maravilla de Josey Baker, un panadero estadounidense, radicado en San Francisco, Estados Unidos, cuyo local The Mill, y libro, han sido todo un éxito. Di con la receta en el blog igualmente magnífico de David Lebovitz, y en este otro interesante blog... pero ya encargué el libro para mi colección ^_^

Este pan no lleva harina de trigo ni levadura de ningún tipo.

Al leer los ingredientes, dije esto lo tengo que probar yo: avena, semillas, almendras, sirope de maple o miel, Psyllium, etc, etc… sin levadura, sin polvos de hornear… claro que hay que experimentar.

Uno de los ingredientes que quizás sea de gran interés para muchos es el Psyllium, derivado de la planta psyllium plantago, que es muy rico en fibra, y al mezclarse con agua se gelatiniza. Lo venden en farmacias o tiendas naturistas. Se usa mucho en la panadería sin gluten, con el fin de lograr una masa homogénea, y que se unan todos los ingredientes; una función similar cumplen el lino o linaza y las semillas de chia. 

Listo para tostar las semillas y frutos secos ligeramente en el horno

Felicísima, como siempre que decido probar una receta; y muchísimo más feliz cada vez que sacó una rebanada, la coloco en el tostador y desayuno como una princesa jiji… de verdad que el pan está buenísimo, y uno siente que está consumiendo sólo riquísimas bondades energizantes, y mucha fibra.
Si tienes acceso a todos los ingredientes realmente vale la pena probarlo. En casa, siempre compro semillas de diferentes tipos, y justamente tenía una lata de psyllium, que me regaló mi colega hace un tiempo…así que he aprovechado para darle uso en este exquisito pan.

El pan rinde, porque una rebanada realmente satisface completamente. Lo que hago, una vez está totalmente frío y reposado, es rebanarlo, no tan fino porque puede romperse, y coloco cada rebanada en bolsitas separadas en el congelador. Este pan tostado es mucho más rico, porque las semillas siempre liberan más aroma y sabor;  así que sugiero tostarlo un poquito, ya sea en una sartén o un hornito pequeño o tostadora antes de consumir.

Si les gusta el pan tal cual; luego pueden intentar variaciones o subtituciones de los ingredientes, conservando las cantidades.  Se podría agregar algo de uvas pasas o arándanos secos, nueces en lugar de almendras, semillas de sésamo, etc, etc… Yo adoro reemplazar una parte de las semillas de chía por sésamo.

En algunos apuntes que leí en uno de los blogs arriba mencionados, se señala que la mitad del psyllium puede reemplazarse por harina de almendras. Yo lo hice, y queda muy bien. Incluso en otra prueba , substituí parte de la avena por amaranto inflado que tenía congelado (obsequio de mi querida amiga Gaby).

Pero siempre recordemos, que chía, psyllium y lino o linaza funcionan para ligar o mantener unido el resto de los ingredientes, así que no se pueden eliminar. En caso de no tener chía, substituimos por lino o linaza.

Vamos! Prueben!!

Hasta pronto, besitos!!!


Ingredientes:
Para un pan en molde de 20 x 10 cm

235 g (2 1/4 tazas) hojuelas de avena 
160 g (1 taza) semillas de girasol
65 g (1/2 taza) semillas de calabaza
90 g (3/4 taza) almendras, tostadas y picadas (Las he usado picadas y sin picar)
120 g (3/4 taza) semillas de lino o linaza
25 g (1/3 taza) cáscara de psyllium 
25 g (3 cucharadas) semillas de chia (Me gusta subtituir una parte con semillas de sésamo negras y blanca)
12 g (2 cucharaditas) sal
40g (2 cucharadas) jarabe de arce (He usado miel como substituto)

55g (1/4 taza) aceite de oliva (Me gusta usar aceite de aguacate)

600g  (2 1/2 tazas) agua


Elaboración:

1. Colocar las semillas en una bandeja y tostarlas ligeramente en el horno precalentado a 180 C. Aprox. 10 a 15 minutos. (Observar no se vayan a quemar)
2. En un bol grande, colocar todos los ingredientes secos, y agregar los ingredientes húmedos (los últimos tres en la lista) . Mezclar todo muy bien con una paleta o las manos.
3. Engrasar bien con aceite el molde que se va  usar, y colocar la mezcla que quede bien compacta dentro del molde.
4. LLevar al refrigerador durante varias horas, una noche o un día completo.
5. Precalentar el horno a 200 C, sacar el molde con la masa del refrigerador, esperar hasta que alcance temperature ambiente. Hornear de 60 a 70 minutos,  quizás un poquito más . Debe observarse ligeramente dorado.
6. Desmoldar muy cuidadosamente , y dejarlo reposar sobre rejilla por lo menos dos horas o más. (No queremos que el pan se rompa al cortarlo, recordemos que es un pan sin harina. Necesita reposar bastante tiempo antes de cortar)
7. Rebanar cuidadosamente con un buen cuchillo afilado, no tan delgadas las rebanadas, (observar mis fotos), y tostar ligeramente. 
Nota::Este pan tostado es de otro nivel; realmente se puede apreciar su sabor y se van a enamorar como yo. ^_^










Cualquier acompañamiento le va perfectamente bien. Untado con mermelada, mantequilla de maní como yo, quesos, etc… Ya verán, Ñam Ñam!!







jueves, 30 de julio de 2015

Pan de soda irlandés integral y saludable




Siempre me ha llamado la atención el pan de soda irlandés, pero nunca había hecho el intento de preparar uno, hasta que di con esta receta un día que buscaba recetas saludables en Internet. Me gustó mucho su presentación en molde, y no en la forma redonda y cruz en el centro con la que se suele ver más frecuentemente.

El pan de soda irlandés no lleva levadura de panadería. Su agente leudante o impulsor es el bicarbonato de soda,  y en este caso también un poco de levadura química o polvos para hornear.

Los ingredientes me parecieron simplemente fantásticos, más ahora que me he vuelto aficionada a los granos de avena cortados, llamada también avena irlandesa… que a diferencia de los copos de avena comunes, son menos procesados y aportan más fibra, y sí, tardan muchísimo más en cocerse…

Nunca me había gustado la idea de cambiar mi avena instantánea por algo que tenía que cocinar por más tiempo, pero sinceramente después de probarla me he vuelto adicta a este tipo de avena.



No le hago propaganda a esta marca, pueden usar cualquier marca.


Me encanta la textura, riquísima… Generalmente cocino una taza de avena irlandesa en la olla de cocción rápida y me rinde para varios desayunos…

Pues bien, esta receta lleva media taza de granos cortados de avena crudos. No obstante, puede perfectamente usar los copos de avena que tenga en casa… Yo los he usado un par de veces y el pan queda igualmente muy bien, claro carece de la textura de la avena en grano.

Si observan las fotos, esos puntitos blanquecinos que se le ven al pan, son los granos de avena, que no se ablandan totalmente, y le dan una textura muy sabrosa a este pan.





Es un pan fácil, sano, con mucha fibra y muy rico. Pueden hacer sabrosos sándwiches con salmón ahumado, jamón, quesos o untarlo con su mermelada favorita o mantequilla.

Espero que lo prueben!! Les va a sorprender!!

Nota: Disculpa por la poca calidad de las fotos en las últimas entradas. Estoy probando a ver si resulta tomar las fotos con mi dispositivo móvil; para tratar de subir más rápidamente las entradas; y al mismo tiempo desanimar el descarado robo de fotos y entradas completas que es uno de los problemas que sufrimos los que escribimos blogs. Un millón de gracias!! Feliz día!! ^^


Ingredientes:

320 g harina integral (aprox. 2 tazas y media)
65 g harina para todo uso (aprox. ½ taza)
½ taza de granos de avena cortados (steel-cut oats o puede usar copos de avena tradicionales)
2 cucharadas de azúcar morena o negra
1 cucharada de germen de trigo (o germen de avena, o puede incluso substituir por linaza molida o tostada)
1 cucharadita de bicarbonato de soda
1 cucharadita de polvos para hornear
½ cucharadita de sal
2 tazas suero de leche (buttermilk) (puede hacerlo 450 ml de leche baja en grasa y 30 ml de zumo de limón, dejando reposar la mezcla por lo menos 15 minutos antes de usar)
1 huevo, ligeramente batido


Elaboración:

Colocada la mezcla en el molde, directo al horno.


1.      Precalentar el horno a 175 C (325 F)
2.      Preparar un molde para pan de 9 x5 pulgadas, untando un poquito de aceite y cubriéndolo con papel encerado o de horno.
3.      Combinar en un bol las harinas e ingredientes secos.
4.      En otro bol, mezclar huevo y el suero de leche (o la mezcla de leche con limón, que tendrá una apariencia cortada parecida al yogurt)
5.      Agregar la mezcla húmeda a la seca, y mezclar hasta que esté homogénea la pasta. No mezclar mucho, sólo hasta que se vea todo unido.
6.      Colocar esta mezcla en el molde, y llevar al horno durante aproximadamente 65 minutos, o hasta que al hacer la prueba del palillo, éste salga seco.
7.      Sacar del horno y desmoldar.
8.      Dejar enfriar en una rejilla hasta que esté totalmente frío.

9.      Retirar el papel encerado, rebanar y a disfrutar.




El queso crema nunca falla! jiji

miércoles, 22 de julio de 2015

Brioche polaco con 18 huevos





Regine es una seguidora que un día durante mis largas vacaciones del blog, me envió un par de sus recetas preferidas invitándome a probarlas.

Cuando leí la primera receta, sinceramente quedé sorprendida, 18 eggs brioche, QUE?? Un brioche con 18  huevos!!!  y sólo las yemas!!! Lo primero que me vino a la mente fue Nahhh, demasiadas yemas de huevo,  pero al mismo tiempo, Hmm qué rico se ve. (Qué contradicción! ^_^) 

La cosa es que durante estos meses que estuve perdida del blog, también retomé mi estilo de vida y alimentación de mucho antes de comenzar el blog y meterme de lleno en el horno, la panadería y la repostería… comida lo más sana posible  y mi entrenamiento con pesas, correr y actividades al aire libre… (sí, sigo comiendo dulces y panes, por supuesto y si alguien está interesado en seguir mi fitness journey -y no se va a asustar con mis abdominales jijiji- puede seguirme por Instagram @hilmar0210

Algunas veces a la semana, mi desayuno consta de varias claras de huevo –proteínas– entre otros… y la semana pasada mientras separaba claras y yemas, 9 exactamente, pues ya saben lo que pasó….

Mi apartamento completo se inundó del fantástico aroma de este espectacular brioche…
Una textura de bizcocho tierno, esponjoso y ligeramente húmedo… algo diferente…

Me cuenta Regine que es una receta antigua, y se trata de un pastel hecho con levadura de panadero, que se consume en Polonia especialmente para Pascuas u otros feriados. Averiguando un poco, sí, hay muchas versiones similares, con menos yemas, más harina, etc, etc… Pero el sólo hecho de ser una receta diferente y especial, es algo que merece la pena probar.
Oh y por favor, con la glasa real hecha con zumo de limón…. DI-VI-NO!!




La receta no tiene dificultad, sólo requiere de un poquito de tiempo… La primera vez  hice sólo la mitad para probarla (el de estas fotos)… y sale un buen brioche en un molde de bundt con capacidad de 8 a 10 tazas. Para la receta completa, usar uno mucho más grande de 12 tazas.

Agradeciendo a Regine ésta y otras recetas que me ha pasado, y que iré probando, se las coloco con el permiso de mi amiga-seguidora, quien lo tradujo de este blog polaco al inglés y consultó con la autora original la receta antes de probarla.

Ahora les invito yo a experimentar en cuanto tengan la oportunidad… o algunas yemas de huevo disponibles. 

NOTA: Repito que el brioche de la foto es sólo la mitad de la receta que coloco a continuación hecha en un molde de bundt con capacidad de 8 a 10 tazas. Para la receta completa, usar un molde con capacidad para 12 tazas. Coloco la elaboración tal cual me la pasó Regine, con mis apuntes y cambios entre paréntesis.


Ingredientes:

18 yemas de huevo a temperatura ambiente
1 ½ tazas de harina común (200 g) (usé una mezcla de harina común y harina de repostería)
1 taza de azúcar (200 g)
100 g mantequilla sin sal (aprox. 7 cucharadas), a temperatura ambiente y en trocitos
100 ml leche líquida
14 g levadura seca instantánea (usé 10 gramos porque hace demasiado calor en mi cocina)
½ cucharadita extracto de vainilla
2 cucharaditas ralladura de naranja
1 cucharadita de ralladura de limón

Para cubrir el brioche:

Puede usarse un glaseado o simplemente espolvorear con abundante azúcar glas.

Para el de la foto usé un glaseado tipo real que generalmente se elabora con clara de huevo, pero no me gusta usar huevos crudos, así que reemplacé con el polvo de merengue de la marca Wilton. 
Esta receta  no está incluida en la receta original, pero la receta básica de glaseado real es la siguiente:

1 clara de huevo (reemplacé por una cucharadita de polvo de merengue de Wilton)
230-250 g azúcar glas
1 cucharadita de zumo de limón
Batir la clara o polvo de merengue con el zumo de limón, hasta que empieza a ponerse espumosa la mezcla, y  agregar el azúcar glas hasta lograr la consistencia deseada. 
La consistencia final se puede variar agregando más zumo de limón o más azúcar.

Si lo desea puede hacer un glaseado más simple sin la clara de huevo, sólo azúcar glas y zumo de limón o leche (las mismas cantidades anteriores). Mezclar y ajustar azúcar o líquido hasta lograr la consistencia deseada.




Elaboración del brioche:

Listo para hornear
 



1.      Calentar la leche a 110-115 F (este paso yo no lo hice porque usé leche a temperatura ambiente y hace mucho calor ahora en verano, y creo que normalmente no es necesario por la rapidez con que fermenta la levadura seca instantánea)

2.      Agregar a la leche temperatura ambiente la levadura, una cucharadita del azúcar y una cucharada de harina. Disolver bien y dejar fermentar durante 10 minutos. (Es una especie de prefermento)

3.      En la batidora, con la pala para mezclar pasteles (no el gancho) (Yo utilicé mi batidora eléctrica manual para hacer toda la mezcla)
Colocar las yemas de huevo con el resto del azúcar y batir hasta que blanquear y luzca cremosa la mezcla.

4.      Agregar la vainilla y ralladura de naranja y limón, mezclar.

5.      Agregar el resto de la harina y la mezcla burbujeante de levadura. Batir durante 15 minutos. (Como lo hice con la batidora de mano, sólo batí durante 8 a 10 minutos. Por el resultado que obtuve me parece que no es realmente necesario hacerlo por tanto tiempo)

6.      Agregar la mantequilla poco a poco, y mezclar durante otros 15 minutos. (Igualmente, sólo batí durante 10 minutos con la batidora manual todo el tiempo). La mezcla es como la de un bizcocho, bastante líquida, así que se puede batir perfectamente con la batidora eléctrica de mano.

7.      Tapar bien la mezcla y dejar reposar (primera fermentación) en un lugar tibio durante aproximadamente 2 horas. (Todo dependerá de la temperatura ambiente, en invierno tardará posiblemente más tiempo)

8.      Enmantequillar un molde de bundt (de capacidad de 8 a 10 tazas si hace la mitad de la receta/ de doce tazas si hace la receta completa), y colocar la mezcla en este molde. *El molde para la mitad de la receta puede ser más pequeño, si observan la fotografía de antes de llevarlo al horno, la mezcla levada no llena el molde, pero éste es el más apropiado que tengo)

9.      Dejar que repose aproximadamente 2 horas a temperatura ambiente hasta que duplique su tamaño. (Puede también, llevar la mezcla al refrigerador y dejar que repose allí toda una noche o varias horas. Sacar del refrigerador y dejar que duplique su tamaño, así tarda aproximadamente entre 3 y 4 horas)

10.  Llevar al horno que ha sido precalentado a 180 C durante 30 a 40 minutos. (Si es la mitad de la receta, tarda aprox. 30 minutos en estar listo). Hacer la prueba del palillo, verificando que salga seco a aprox. A los 25 minutos, si hace la mitad de la receta, y a los 30 si hace toda la receta. Se dora mucho, toma un color dorado muy intenso por la cantidad de yemas de huevo que lleva. Es normal que la primera impresión sea oh se ha quemado, pero no, verán que está perfecto, simplemente que toma un tono más oscuro que otros bizcochos y panes.

11. Dejar reposar unos 10 minutos, y desmoldar. Una vez frío, decorar con azúcar glas o con el glaseado o glasa real (receta arriba junto a ingredientes).







viernes, 3 de julio de 2015

Pan dulce con bocadillo de guayaba



Llevo muchos meses perdida de mi querido blog y mis extrañados lectores, y no encuentro otra manera de volver aquí que con una receta de mi adorada Venezuela. Cinco años sin pisar su suelo, que extraño tanto.. Pero bueno… ya llegará el momento de volver a gozar de la tierra que me vio nacer, y todo lo que ello implica, aunque sea por unos días ^_^.

Al grano. En mis recorridos por Instagram me tropecé con la cuenta de un profesor de panadería y repostería venezolano, llamado Máximo Colina, que me llamó muchísimo la atención por la cantidad de conocimiento que proyectan todas sus fotos… revisé cada una para ver si había alguna receta publicada…salivando cada vez que veía uno de sus panes rellenos con mermelada guayaba, acemas andinas, piñitas, catalinas, etc, etc, etc. Felizmente me encontré con la receta de pan dulce especial, como le llama el profesor Colina, para elaborar las piñitas venezolanas, y otros panes dulces de nuestro país. Así que con esta receta, me propuse hacer este pan con bocadillos de guayaba. 

A probar se ha dicho!!!



El pan está rico, rico, fácil de hacer, sin complicaciones y sabe a Venezuela. La masa es fácil de trabajar, y para tratarse de un método directo, el pan permanece suave y fresco sus buenos días… eso si no se lo come el mismo día que lo haga. 

Una vez hecho y degustado, de inmediato le dije a mi padre que me buscara en Venezuela el libro que este distinguido maestro panadero y repostero publicó, llamado La Magia de la Panadería… Mi padre, tan generoso y veloz, lo tenía en sus manos en menos de tres días. Ahora falta que llegue a las mías en Taiwan. ^_^

No se imaginan mi emoción cada vez que veo un libro de panadería o repostería o cocina venezolana. Para mí, cada uno es una joya valiosa y única de colección.

Me avisan si prueban el pan, y hasta pronto!

Nota: A la receta original le ajusté la cantidad de levadura solamente, así que la especificada aquí es la cantidad que yo uso.

Otra versión riquísima de pan dulce relleno de guayaba y queso de mi blog, aquí.


Pan dulce especial
(receta adaptada de Máximo Colina)

500 g harina (yo usé de panadería)
180 g agua o leche líquida (yo usé mitad agua y mitad leche)
150 g azúcar
10 g leche en polvo
9 g levadura seca instantánea 
50 g huevo (aprox. un huevo)
50 g margarina (usé mantequilla)
5 g esencia de vainilla
3 g esencia de naranja
3 g sal


Para el relleno:

Bocadillos de guayaba (usé 10 bocadillos, cinco para cada pan) (otros rellenos si lo desea)

Necesitará un poco de azúcar adicional para espolvorear el pan antes de hornear.


Elaboración:


1.      Yo amasé con la amasadora y el gancho (aunque siempre termino amasando un poco a mano). Se puede hacer perfectamente a mano desde un principio. La masa es bastante fácil de trabajar.

2.      Colocar todos los ingredientes menos la mantequilla en el bol de la amasadora. La levadura seca instantánea se agrega directamente al resto de los ingredientes. Simplemente cuidar de que la sal no toque directamente la levadura cuando está colocando los ingredientes en el bol.

3.      Amasar a baja velocidad por un par de minutos, hasta que todo esté muy bien integrado.

4.      Agregar la mantequilla, cortada en trocitos mucho mejor, y amasar a baja velocidad hasta que esté totalmente integrada.

5.      Aumentar la velocidad y amasar durante dos o tres minutos más hasta que la masa se vea brillante y elástica, y no debe pegarse a las paredes de bol de la mezcladora.

6.      Sacar del bol, llevar a una mesa, muy ligeramente enharinada. La masa no es pegajosa, así que no necesita mucha harina. Amasar ligeramente y darle forma de bola.

7.      Colocarla en un envase ligeramente engrasado con unas gotas de aceite vegetal o mantequilla, o simplemente dejar la bola formada en la mesa de trabajo, tapada con un paño o trozo de tela, o plástico de cocina.

8.      Dejar que repose unos 30 minutos.

9.      Volver a bolear o a amasar y darle forma redondeada a la masa. Tapar y volver a dejar reposar aprox. 15 a 20 minutos.

10.  Dividir la masa en dos mitades de igual tamaño, y bolear cada porción. Tapar y dejar reposar unos 15 minutos.

11.  Tomar cada porción y con un palote extenderla y formar un cuadrado de aprox. 1 cm.

12.  Colocar los bocadillos cortados en trocitos por toda la masa de forma que al enrollar todos queden dispuestos en la misma posición y permitan hacerlo cómodamente.

13.  Enrollar y sellar muy bien los extremos, el cierre a lo largo y ambas puntas.

14.  Colocarlos en una bandeja preparada con papel de horno o encerado con el cierre hacia abajo, dejando un espacio prudente entre ambos, pues en el horno crecerán mucho.

15.  Tapar y dejar levar durante aprox. 3 horas. (Durante este tiempo, yo suelo pulverizar o rociarlos cuidadosamente con un poquitín de agua cada hora, así no se reseca la masa. Yo tengo un envase plástico con atomizador para esa función, porque si en casa no tenemos cámara de fermentación con humedad controlada, pues el pan suele resecarse colocado sobre una mesa). No  crecen demasiado, apenas duplican su tamaño. Estos panes se expanden en el horno.

16.  Precalentar el horno 20 a 30 minutos antes de hornear el pan. Pasadas las tres horas, rociar o pincelar con AGUA, y espolvorear con azúcar al gusto. Hacer tres cortes al pan. Aconsejo hacerlos cortes para que se expandan bien en el horno,y no se rompan por otro lado.

17.  Llevar al horno precalentado a 170-175 grados centígrados (C) durante aprox. 30-35minutos. Observar el pan por favor, cada horno es diferente. Pasado este tiempo, si aún no están dorados como los de la foto, dejarlos unos minutos más hasta que se vean listos, con un color doradito. 




Aquí en Taiwan no tengo muchas opciones de queso, así que me conformo con un poco de queso crema.

Bocadillos de guayaba venezolano ya cortado listo para colocar sobre la masa extendida.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Galletitas y Feliz Navidad!





A una semana de Navidad!!

Aunque estoy muy ocupada con trabajo y preparativos de viaje, no quise dejar de pasar la oportunidad de desearles a todos unas muy felices fiestas! Que el Niño Dios llene de bendiciones, alegría y paz sus hogares y el corazón de cada uno de ustedes!! Que el próximo año sea mejor que el que está por terminar!!

En pocos días partiré de Taiwan rumbo a Madrid, punto de reunión con mis padres y hermanos, y mi primera Navidad en familia desde hace más de una década! Así que será un encuentro muy especial en el que no faltará la típica hallaca, el pan de jamón, el ponche crema y la torta negra (ésta última va a viajar conmigo ^^) y todas esas otras delicias que tradicionalmente degustamos los venezolanos en Navidad, por lo general, en cualquier lugar del mundo, porque me consta que nos las ingeniamos para hacer nuestras hallacas aunque sea con papel de aluminio ^_^

Bueno, las galletas... infaltables para muchos en Navidad -pequeños bocados que nos brindan felicidad instantánea- Siempre me ha parecido que un paquetito con una variedad de galletitas es un lindo detalle para brindar y compartir con los amigos y familiares en estas fechas...así que me puse manos a la obra hace unos días para obsequiar a vecinos y colegas antes de mis vacaciones.

Elegí algunas galletas típicas navideñas y otras que sencillamente vengo haciendo en casa para mis chicos desde hace tiempo... todas ricas y fáciles de hacer. Pareciera mucho trabajo, pero en realidad, podemos hacer la masa un día y llevarla al refrigerador, y hornear las galletitas al día siguiente. Así no nos cansamos demasiado.






Pues bien, les dejo estas cinco recetas sencillas, y espero que se animen a hacer galletitas para compartir con sus seres queridos en estas Navidades!

También les dejó los enlaces a algunas de mis recetas favoritas para Navidad:
Panettone
Pandoro
Pan de jamón
Leche de burra
Ponque de ron y frutas secas



Galletas Spitzbuben



Estas son las galletitas favoritas de mi primita Annia que vive en Suiza, y ella misma en una visita que hizo en noviembre a Taiwan, me pasó esta receta tan popular en las navidades de ese país. También me sugirió rellenarlas con Nutella ^^ Con toda razón son sus favoritas, son realmente espectaculares!!!

Ingredientes:

250 g mantequilla sin sal a temperatura ambiente
125 g azúcar glas
2 cucharaditas de azúcar avainillada (se puede sustituir por el contenido de una vaina de vainilla natural o un poquitín de extracto de vainilla)
Una pizca de sal
1 clara de huevo
350 g harina común

Además, azúcar glas para decorar y mermelada de frambuesas (cualquier otra que le guste) o Nutella para rellenar.

Elaboración:

1. Tamizar la harina y reservar.
2. Batir mantequilla con azúcar y sal. Incorporar la clara de huevo, batir. Agregar harina, y mezclar hasta formar una masa. No amasar. Colocarla en una bolsa plástica y darle forma rectangular (dentro de la bolsa). 
3. Dejar que descanse en el refrigerador de un día para otro, o varias horas.
4. Sacar del refrigerador y estirar, preferiblemente en medio de dos láminas de papel encerado. La masa es muy suave, un poco difícil de manipular. Se puede trabajar primero una parte, mientras la otra se mantiene en el refrigerador.
5. Una vez estirada, se cortan con moldes de galleta redondos, o cualquiera que tenga disponible. Yo a las tapitas les abri tres agujeritos con un palillo chino ^_^ (Si tiene cortadores para galletas linzer puede usarlos perfectamente)
6. Colocar sobre una bandeja cubierta con papel encerado.
7. Llevar nuevamente al refrigerador por lo menos una media hora.
8. Llevar a horno precalentado a 200 C durante 6 a 8 minutos, aprox.
9. Transferir cuidadosamente a una rejilla y dejar enfriar completamente.
10, Espolvorear las tapitas con azúcar glas.
11. Hacer los sandwichitos colocando un poquito de mermelada de frambuesas (o nutella) en el centro.



Galletas de nueces y canela



Estas riquísimas bolitas ligeramente crujientes son sumamente aromáticas gracias a la exquisita canela. Que no debe faltar en Navidad o en cualquier época del año.

Ingredientes:

100 g mantequilla a temperatura ambiente
60 g azúcar glas
180 g harina común
Una pizca de sal
1/2 cucharadita de canela
1/2  taza de nueces picaditas (me gusta usar una mezcla de nueces, pacanas y almendras)

Azúcar glas para rebosar las galletitas después de hornear.

Elaboración:

1. Batir mantequilla con el azúcar glas y la sal.
2. Tamizar la harina junto con la canela. Incorporar a la mezcla de mantequilla. Mezclar. Sin amasar.
3. Agregar las nueces y mezclar hasta estén incorporadas.
4. Colocar la masa en una bolsa plástica o en un envase cubierto y refrigerar por lo menos durante una hora.
5. Sacar la masa del refrigerador y hacer bolitas de aprox. 10 gramos. (Me gusta pesarlas para que todas queden iguales, pero no es necesario).
6. Colocar sobre una bandeja cubierta con papel encerado o antiadherente.
7. Hornear a 175 C durante 15 a 18 minutos. (Precalentar el horno y observar las galletitas. Cada horno es diferente)
8. Sacar del horno y rebosar las galletas aún calientes en suficiente azúcar glas.
9. Colocar sobre una rejilla hasta que enfríen totalmente.



Sablés de chocolate



No son muy dulces, y quedan muy bonitas. Mis hijos chocolateros las disfrutan siempre mucho. Sirven para complementar un combo de galletas navideñas; además, son muy fáciles de hacer. Las formas pueden variar, las hice en forma de rosas. Pueden hacerlas en formas de S o W, círculos o zig zags, y decorarlas al gusto. Les coloqué virutas comestibles plateadas para estar a tono con la época. Sólo necesitamos una manga pastelera y una boquilla.

Ingredientes:

250 g harina común
260 g mantequilla a temperatura ambiente
30 g cacao en polvo
100 g azúcar glas
3 cucharadas de clara de huevo
Una pizca de sal

Elaboración:

1. Tamizar harina y cacao en polvo. Reservar.
2. Batir mantequilla con azúcar y sal. Agregar la clara de huevo. Luego incorporar la harina y cacao. Mezclar, sin amasar.
3. Colocar la mezcla en la manga pastelera. Y hacer las galletitas sobre una bandeja cubierta con papel encerado o antiadherente. Decorar con virutas plateadas comestibles (opcional)
4. Hornear a 180 C durante aprox. 10 minutos.
5. Sacar del horno, retirar cuidadosamente de la bandeja y colocar sobre una rejilla.
Dejar enfriar completamente.



Galletas de mantequilla y centros de chocolate



Sencillas y atractivas. A los niños y grandes nos encantan cualquier día del año!!

Ingredientes:

100 g mantequilla a temperatura ambiente
50 g azúcar glas
1 yema de huevo
½ cucharadita extracto de vainilla
Una pizca de sal
160 g harina leudante (o harina común + ¼ cucharadita de polvos de hornear)


Para los centros de chocolate:
30 g mantequilla
30 g chocolate (chips o trocitos de su chocolate favorito de buena calidad)
(Se derrite la mantequilla junto al chocolate en baño de María o en el micro con cuidado)


Elaboración:

1. Tamizar harina y reservar.
2. Batir mantequilla con azúcar y sal. Agregar yema de huevo y vainilla. Mezclar.
3. Incorporar la harina, y mezclar.
4. Llevar al refrigerador durante 30 minutos.
5. Hacer bolitas de 10 g cada una. Colocar sobre una bandeja cubierta con papel encerado o antiadherente.
6. Con el dedo o algún instrumento que tenga disponible (yo uso uno de los extremos en forma de bolillo de las estecas para ahuecar el fondant, así quedan todos iguales), hundir profunda y cuidadosamente en el centro de la bolita para que quede la incisión donde se colocará el chocolate después de hornear.
7. Hornear a 180 C durante 15 minutos aprox.
8. Colocar sobre una rejilla, y dejar enfriar completamente.

Una vez frías las galletas, rellenar cuidadosamente los centros con la mezcla de chocolate y mantequilla, colocando la mezcla en una mini manga pastelera desechable con una agujerito pequeñito.
Se dejan enfriar totalmente para que adquiera firmeza el centro de chocolate. (Se pueden llevar al refrigerador también).



Cuernitos de vainilla suizos



Son las galletitas que siempre me gustaba comprar en las pastelerías alemanas aquí en Taipei para Navidad. Son perfectas!!! Ahora las hago en casa y no puedo parar de comerlas. Con vainilla natural son simplemente insuperables. ^^

Ingredientes:

200 g mantequilla a temperatura ambiente
120 g azúcar
El contenido de una vaina de vainilla
1 yema de huevo
100 g almendras molidas o bien trituradas
260 g harina común
Una pizca de sal

Necesitará suficiente azúcar glas para rebosar las galletitas.

Elaboración:

1. Tamizar la harina y reservar.
2. Batir mantequilla y azúcar, hasta formar una mezcla cremosa.
3. Incorporar el contenido de la vaina de vainilla, la yema de huevo y la sal. Mezclar muy bien.
4. Agregar la harina y las almendras molidas, e incorporar hasta formar una masa. No amasar.
5. Llevar al refrigerador por lo menos una hora.
6. Tomar porciones de masa de aproximadamente 10 g, y darle forma de semi luna o cuernito.
7. Colocar en una bandeja cubierta con papel encerado o antiadherente.
8. Hornear a 180 C durante aprox. 10 minutos.
9. Colocar cuidadosamente sobre una rejilla. Una vez tibias, rebosar en abundante azúcar glas.
10. Dejar enfriar totalmente sobre la rejilla.



                            Hasta enero con el favor de Dios!!                                Besos, se me cuidan!!